Cada uno ve el mundo a su manera

afdafdsd

dfasfadafs
Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 8 de abril de 2013

Mitología de Chiloé


La Isla de Chiloé posee una neblina matutina especial que revela que algo distinto se esconde en el horizonte. Es un lugar que se ha desarrollado en oposición consciente a Santiago, tanto en el ámbito cultural como histórico. Tiene una anchura de solo 50km y 180km de largo y es la segunda más grande de toda América del Sur. Permaneció aislada de toda ruta comercial hasta el siglo XIX, pero no fue hasta que el monumental terremoto de 1960 arrasó Ancud cuando los chilotes cedieron tanto la influencia chilena como la internacional. Las grandes diferencias con el resto del Sur de Chile son los palafitos (casas construídas encima de estacas de madera situadas sobre el agua), sus 150 características iglesias de madera y el famosos guiso llamado curanto. Pero lo que hace realmente especial a la Isla de Chiloé es su cultura basada en la mitología propia; ésta es una de las cosas que más interesantes he encontrado en esta isla situada al sur del mundo. Dicen los chilotes (nombre que se da a los habitantes de Chiloé) que habitan en la zona unos seres mitológicos que a su vez no existen; éstos tienen diversas formas y funciones, operan al caer el Sol y dejan de existir cuando llega un nuevo día. En este mundo mágico aparecen figuras como éstas: 

El Caleuche


El Caleuche es un barco fantasma que aparece y desaparece con gran facilidad. Quienes han logrado verlo cuentan que es un barco maravillosamente iluminado y que su tripulación (los brujos) cantan y bailan al compás de preciosas melodías con las cuales atraen a algunos comerciantes para robarles las mercancías. Se dice que dichos comerciantes que han podido ver el barco ahora son vendedores prósperos e importantes en la zona. Este barco se puede trasladar tanto bajo como sobre el mar y su función es trasladar a los brujos; al desaparecer deja en el ambiente un extraño ruido de cadenas.


Brujo

  
Es enemigo de los "limpios", su poder es de extremada fuerza y su capacidad de convertir o transformar es increíble. Los brujos formaron una institución en Chiloé denominada "Casa Grande" cerca del pueblo de Quicaví. Es ahí donde hacen sus "Aquelarres" sin que nadie les interrumpa ya que se resguardan por el Invuche. Para reconocerlos se tira un puñado de afrecho en el brasero y si alguien estornuda es que es brujo; para eliminarlo tiene que ser sorprendido en una de sus fechorías.


Invunche



Se trata de un ser hipertrofiado que cuida la cueva de los brujos. Lo crían desnudo en la cueva y lo alimentan de carne humana y leche de gata; cuando crece, los brujos lo transforman en monstruo poniéndole una pierna en el espinazo, que impide que se aleje de la cueva. Emite sonido guturales  ahuyentando a todo el que lo oye, si un "limpio" lo ve, enloquece para siempre. Se dice que su carne cura todo tipo de enfermedades.


 Fiura 

                                                                   

Dicen de esta mujer que tiene un aspecto repugnante, de pequeña estatura y de aliento hediondo; habita en los bosques más frondosos. Es el femenino de la perversidad, una incansable novia de los solteros. Se deleita haciendo el mal a quienes la rechazan, sean éstos animales o humanos; les seduce y una vez saciado su apetito sexual enloquece al desdichado.


Viuda


Es una mujer muy alta, vestida de negro con la cabeza cubierta por un manto para no ver su rostro. Se presenta en lugares solitarios y en las playas aterroriza. Sale de noche y recorre los caminos en busca de galanes; persigue a los buenos mozos y al acercarse lo abraza por la espalda y lo atonta con su aliento. Cuando lo tiene en ese estado lo lleva a su choza obligándolo a satisfacerla a cada instante, una vez satisfecha lo abandona en algún lugar desconocido. Si por alguna razón el mozo se resiste, ésta lo abraza de tal manera que lo estrangula. 


Trauco

 

Es un hombre pequeño deforme, repelente, físicamente enano, de facciones gruesas y toscas, viste de quilineja o de pompón, con gorro tipo cónico, sus pies sin talón son muñones y porta un hacha de madrea. Vive en los bosques y tiene la fuerza de un gigante, es capaz de derribar cualquier árbol con solo tres hachazos. Es un ser que ataca a las mujeres solteras a quienes persigue para desflorarlas; pese a su repugnante aspecto despierta en las jóvenes un atractivo irresistible y les provoca sueños eróticos. La joven excitada se levanta y sale en su busca entre los matorrales del bosque. El Trauco con su mirada las seduce; si alguien lo llegara a molestar le suelta inmediatamente el aliento dejándolo torcido, deformado de manos, brazos y piernas. Matándolo con su mirada o sentenciándolo a morir antes del año.


El Cuchivilu


Es una especia de cerdo-culebra que vive constantemente en las lagunas o pantanos. Su gruñido es el de un cerdo. Se baña en las corrientes y si alguien se bañase en las mismas aguas dicen que se le cubriría el cuerpo de sarna.


Basilisco


Nace de un huevo "Lloy-Lloy" el cual es puesto por una gallina vieja o un gallo colorado. Éste ser mitológico mata con solo mirar; en caso de que solo se le divisara una parte del cuerpo la persona quedará paralizada para el resto de su vida. Éste entra en las habitaciones de los hogares y succiona a distancia el aliento haciendo que los habitantes se vayan secando; a estas personas se les produce una tos seca y comienza a adelgazar hasta quedar como un esqueleto. El Basilisco no abandona la casa hasta que mata a todos sus habitantes. Para acabar con él la persona debe tirarle agua hirviendo. 


Caballo Marino


Este prodigioso caballo de la brujería es grande y bastante feo, pero inmensamente fuerte. En su lomo pueden cabalgar de forma segura los trece brujos integrantes de la "Casa Grande". Tiene más de doce varas de largo y cuatro de alto. Es el medio de transporte hacia el barco fantasma; cuando los brujos le necesitan acuden a la playa, le silban de cierta forma especial y de inmediato se presenta allí. Habita debajo del mar.


Pincoya


Mujer de belleza extraordinaria en la cual se personifica la fertilidad de las costas de Chiloé y sus especies marinas. A ella se le atribuye la escasez y la abundancia de peces y mariscos. La Pincoya suele aparecer en las costas con el Pincoy (su marido) el cual se sienta a cantar sobre una roca donde atrae a la Pincoya y la envuelve en su voz haciéndola entrar en una danza frenética y sensual. Si baila vuelta hacia el mar habrá mucha abundancia y si bailase vuelta hacia la playa habrá escasez. 


Camahueto


Se trata de un ternero parecido al unicornio que brilla en las noches de luna. Es ágil, vigoroso y de gran hermosura.  Se dice que se desarrolla en lugares pantanosos y que su vida alcanza los 25 años para luego emigrar hacia el mar. Cuando se sabe sobre la existencia de uno de ellos se hace llamar al brujo el cual laceará al Camahueto con una soga y lo llevará hacia el mar sin causar daños por el camino. Solo aquel que conozca el "arte" podrá atraparlo y siempre y cuando se encuentre en plenilunio, para así cortarle el cuerno sin el cual se convertirá en un manso cordero.  Al cuerno que posee se le atribuyen poderes curativos, sus efectos son tan fuertes que si alguien ingiere sobredosis puede quedar esquizofrénico. 


Voladora


Es una bruja que puede transformarse en un pájaro, es la mensajera de los brujos y, aunque ella también tiene poderes, no se le permite participar ya que muchos secretos y prácticas le están vetados. Para transformarse y poder volar tiene que vomitar sus intestinos en una "lapa" que oculta entre matorrales. Solo puede transformarse por la noche y cuando vuela por los aires lanza unos gritos muy desagradables, chillidos y carcajadas histéricas pero llegado el día tiene que terminar con su misión y convertirse en humano. En caso de que no encontrara sus intestinos está condenada a seguir como Bauda el resto de su vida, aunque no sobrevivirá mucho. Si los gritos de la voladora son lamentos entonces vendrán desgracias.


Ten-Ten Vilu y Cai-Cai Vilu


La leyenda cuenta que hace milenios Chiloé era parte de un sólo cuerpo terrestre unido al continente. Un día apareció el espíritu de las aguas, en forma de culebra: Cai-Cai Vilu. Éste ordenó el ascenso de las aguas ocasionando con ello la inundación de las tierras bajas, valles y cerros, sepultando con ello a sus habitantes. Cuando las aguas cubrían gran parte de la tierra se presentó Ten-Ten Vilu en forma de culebra, originando con ello el inicio de una larga batalla. La lucha entre estas dos fuerzas fue fuerte y penosa. Mientras una elevaba el nivel de las aguas la otra elevaba el nivel de las tierras, tratando ambas de proteger todo lo existente en sus respectivos dominios. Después de largos años en la cual ninguna demostraba su supremacía, la culebra Ten-Ten Vilu logró vencer a su enemiga, pero no totalmente ya que los campos de batallas no regresaron a sus límites primitivos, conformando así los antiguos y fructíferos valles transformados en golfos y los cerros y cordilleras en diversas islas.

...

¿No es genial creer por un momento en la historia de estos seres mitológicos? A mí me fascinaron.



1 comentario:

  1. Estupendo inventario mitológico. Dice C.G.Jung que existe en nosotros un inconsciente colectivo que hace qué, en diversas culturas emergan los mistos personajes míticos, y que cada individuo y sociedad los recrea con distintas formas. En mi casa, hay una Casa Grande, y por lo menos hay un Cuchivilu llamado Fredy y un Basilisco, llamado pollo...

    ResponderEliminar